Agaricus gennadii

Píleo de hasta 120 mm, primero globoso, después hemisférico, finalmente plano convexo, ligeramente aplanado o incluso algo deprimido al centro; margen primero involuto, excediendo hasta 4 mm. Superficie seca, mate, en ocasiones se rompe en pequeñas placas o escamas irregulares; de color primero blanco, blanco-grisáceo o algo ocráceo. Láminas apretadas, libres, primero blanquecinas, después rosadas y finalmente pardo chocolate. Estípite de hasta 80 x 30 mm, cilindráceo, fusiformes, adelgazándose hacia  la base, a veces con finos rizomorfos; de color blanquecino, liso por encima del anillo, por debajo, con escamas agrupadas en bandas; anillo ínfero, amplio, volviforme, algodonoso, en la cara inferior liso. Contexto firme y duro, blanco o muy ligeramente rosáceo, ocráceo hacia la base del estípite; con olor fúngico fuerte que puede ser desagradable en la madurez, sabor suave. Basidiósporas de 6,5-9,5 x 5,5-7,0 µm / Q =1,2-1,5;  de subglobosas a elipsoidales, con pared gruesa, marrones. Queilocistidios abundantes, de 20-30 x 11-15 µm, claviformes o cilindráceos. Háb.: en primavera y otoño, en pequeños grupos, en parques y jardines, también en claros de bosques. Distr.: poco común. Foto: 13/04/2016; Aravaca–Madrid (Madrid), 620m, en zona herbosa de un parque. BAR2016041371 (Autor: José A. Muñoz Sánchez).

VER FICHA COMPLETA
2018-03-13T17:15:06+00:00 6 noviembre, 2017|A, Fichas Micológicas|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.