Agaricus iodosmus

Píleo de hasta 150 mm, primero globoso, después plano-convexo o ligeramente aplanado, incluso un poco deprimido; margen delgado, entero;  Superficie seca, mate, primero de color pardo grisáceo o pardo negruzco, después blanquecino pero cubierto de escamas pardo gris o pardo negruzcas, más agrupadas y densas hacia el centro. Láminas apretadas, libres, primero blanquecinas, después rosadas y finalmente pardo chocolate. Estípite de hasta 100 x 40 mm, cilindráceo, un poco bulboso y atenuado en la base, con rizomorfos, blanquecino,  que se mancha de amarillo cromo en  la base y en las zonas de rozadura; anillo súpero, amplio, en la cara inferior posee una cinta circular visible adherida al estípite. Contexto firme, blanco, que se mancha fuertemente de amarillo cromo hacia la base del estípite; con olor fuerte e intenso de fenol o yodoformo. Basidiósporas (a) de 5,5 -7,0 x 4,5-6,0 µm / Q =1,2-1,5; de subglobulosas a elipsoidales, con paredes gruesas, marrones. Queilocistidios (b) abundantes, de 20-30 x 11-15 µm, claviformes. Háb.: en parques, jardines, caminos, en terrenos removidos. Distr.: poco frecuente. Foto: 14: 02/10/2014; Huesca, 600m, en un parque, sobre tierra desnuda, bajo Platanus hispanica. (Autor: José A. Muñoz Sánchez).

 

VER FICHA COMPLETA
2018-03-13T17:15:16+00:00 17 febrero, 2018|A, Fichas Micológicas|

Deje su comentario