Agaricus litoralis

Píleo de hasta 150 mm de diámetro, primero globoso, después convexo a plano convexo. Superficie primero lisa, después fisurado-escamoso; de color blanquecino, gris-crema, se mancha de amarillento a la presión. Margen incurvado, excedente. Láminas libres, apretadas, de color rosa-carne pálido, después pardo oscuro.  Estípite de hasta 100 x 40 mm, en general corto, robusto, cilindráceo, liso, del color del píleo; base  con uno o dos rizomorfos  gruesos y cortos; anillo súpero, simple, amplio, membranoso, de color blanco, con  la cara superior estriada. Contexto espeso, compacto, blanquecino, rosacarne en el estípite al contacto con el aire; olor fúngico, sabor poco agradable en la madurez. Basidiósporas de 6,0 – 8,5 x 4,5 – 6,0 µm / Q = 1,3 – 1,5; elipsoides, marrones. Queilocistidios poco abundantes, de hasta 35 x 10 µm, claviformes, en su mayoría simples. Háb.: en primavera y otoño en prados, pastos y páramos, desde el llano a la montaña. Distr.: poco frecuente. Comestible. Foto sup.: 03/05/2011; Cerezo de Arriba (Segovia), 900m, en prado. Foto inf.: 11.2: 26/11/2011;  Bimón (Cantabria), 900m, en prado abonado. (Autor: José A. Muñoz Sánchez).

 

VER FICHA COMPLETA
2018-03-13T17:16:11+00:00 20 noviembre, 2017|A, Fichas Micológicas|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.