Agaricus ossecanus

Píleo  de hasta 180 mm de diámetro, primero hemisférico, después plano convexo o extendido. Superficie fibrillosa o mechulosa; de color blanquecino, ocre-amarillento al envejecer. Láminas libres, apretadas, de color, primero blanquecino, después rosa-carne pálido y por último pardo-negruzco. Estípite de hasta 120 x 40 mm, cilindráceo o un poco claviforme, blanquecino, floconoso o mechuloso, sobre todo por debajo del anillo; anillo súpero, blanco, membranoso, doble, la cara inferior adornada con flocones  ocráceos colocados como una rueda dentada. Contexto firme, blanquecino, sabor suave, olor de almendras amargas. Basidiósporas  (a) de 6,5-9,0 x 4,0-5,5 µm / Q = 1,3-1,5; elípticas, marrones. Queilocistidios (b) numerosos, de hasta 35 x 20 µm, piriformes o globosos, en su mayoría simples. Háb.: en prados, pastos y páramos, típico de media montaña. Distr.: poco frecuente. Comestible. Foto: 17: 03/05/2011; Cerezo de Arriba (Segovia), 1180m, en un prado calcáreo. (Autor: José A. Muñoz Sánchez)

 

VER FICHA COMPLETA
2018-03-13T17:15:28+00:00 22 febrero, 2018|A, Fichas Micológicas|

Deje su comentario