Clitocybe rivulosa

Píleo  de hasta 6 cm de diámetro, primero convexo, después extendido a deprimido o un poco embudado; margen inicialmente incurvado. Superficie lisa, seca, brillante en tiempo húmedo, con una fina pruina blanquecina que va desapareciendo y deja ver zonas crema-rosadas. Láminas apretadas, ligeramente decurrentes, con lamélulas, primero blancas, después cremas. Esporada blanca. Estípite delgado, cilíndrico, fibroso, pronto hueco, blanquecino. Contexto firme o un poco elástico, blanquecino; olor débil ligeramente harinoso y sabor poco apreciable. Basidiósporas (a) de 4,5-6,5 x 3,0-4,5 µm / Q = 1,4-1,6; oblongas a elipsoidales, lisas, hialinas, no cianófilas (o débilmente). Esporada blanca a crema pálido. Basidios (b) de hasta 30 x 7 µm, claviformes o subcilíndricos, tetraspóricos, juntas con fíbulas. Queilocistidios ausentes. Pileipellis formada por un cutis de hifas más o menos entremezcladas, hasta x7 µm, con pigmento intracelular, juntas con fíbulas. Hab.: En otoño, en bosques de coníferas y de frondosas, en zonas herbosas, en grandes grupos.  Distr.: frecuente. Tóxica venenosa, provoca síndrome muscarínico (sudorífero).

 

VER FICHA COMPLETA
2018-06-30T18:01:30+00:00 30 junio, 2018|C, Fichas Micológicas|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.