Cortinarius clarobaltoides

Píleo de hasta 80 mm de diámetro, primero convexo, después plano-convexo, finalmente extendido; margen enrollado, después incurvado, liso, con resto de velo. Superficie piléica separable, viscosa, dulce, brillante, mate cuando se seca, con abundantes fibrillas marrón-rojizas; de color grisáceo, gris marrón, el margen puede ser algo violáceo en los carpóforos inmaduros, finalmente crema-ocráceo. Láminas apretadas, desiguales, con numerosas lamélulas, estrechas, adnato-escotadas, arista irregular, más pálida; de color primero crema, después ocres. Estípite hasta 100×15 mm, cilíndrico, esbelto, engrosado en la base hasta 25mm, lleno, seco, fibrilloso; de color blanquecino, seríceo, más coloreado hacia la base; cortina ligera, blanquecina, fugaz. Contexto espeso, firme, blanca, serícea, blanquecina o un poco ocrácea; con olor intenso terroso y sabor acidulado. Reacciones químicas: KOH, amarillo en el contexto. Basidiósporas (a) de 9,5-12,0 x 5,5-6,5 µm / Q = 1,6-1,8; de elipsoides a amigdaliformes, apiculadas, con densas verrugas medianas a gruesas, amarillo-leonado claro con KOH al 2%. Esporada marrón-ferruginoso. Pileipellis filamentosa, poco gelificada, con hifas de hasta x8 µm, cilíndricas, septadas, fibuladas. Háb.: en verano y otoño en bosques de frondosas, en suelos ácidos. Distr.: raro.  Foto: 4/11/2000; Tossa de Mar (Girona), 250m, bajo Quercus ilex. (Autor: José A. Muñoz Sánchez).

VER FICHA COMPLETA
2018-05-04T18:26:01+00:00 4 mayo, 2018|C, Fichas Micológicas|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.