Cortinarius hillieri

Píleo de hasta 97 mm de diámetro, grande y robusto, muy carnoso y firme; globoso, convexo. Superficie piléica seca, con fibrillas innatas; de color corteza de pan, jaspeado, arcilla claro en el disco y casi blanca hacia el margen. Láminas algo separadas, estrechas, escotado-uncinadas; de color café con leche, luego arcillosas, arista entera, concolor. Estípite de hasta 70 x 44 mm, grueso, muy robusto, lleno, firme, duro, sub-fusiforme con la parte media hinchada; velo crema; concolor al píleo, pero no jaspeado, pardusco a partir de la base; cortina muy abundante, persistente, blanca. Contexto espeso, firme; color crema arcilla pálido, típicamente jaspeada, olor de hierba, luego aromático agradable. Basidiósporas (a) de 10,0-12,0 x 6,0-8,0 μm / Q = 1,4-1,8; ovales, a veces algo larmiformes o pruniformes; ornamentación media a fina, densa, algo punteada rugosa en el ápice distal. Pileipellis formada, según BIDAUD et al., (2002: 585), por algunas capas de hifas anchas hasta x10 μm, que se van engrosando paulatinamente hacia un subpelis con hifas de x15-25 μm. Háb.: en verano y otoño, en bosques eutrofos de frondosas, tanto mesófilos como ligeramente xerófilos; de tendencia termófila. Distr.: raro y localizado. Foto: 20/10/2003; Coll d’Uria – San Feliu de Pallerolls (Girona), 680m, bajo Quercus ilex y Q. pubescens. (Autor: José A. Muñoz Sánchez).

 

VER FICHA COMPLETA
2018-04-13T17:47:18+00:00 13 abril, 2018|C, Fichas Micológicas|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.