Cortinarius mucosus

Píleo de hasta 150 mm de diámetro, primero hemisférico, después convexo, finalmente plano-convexo y algo umbonado; margen incurvado, entero, unido, inicialmente, al estípite por un denso velo glutinoso blanquecino. Superficie piléica separable, glutinosa, brillante, lisa, dulce; de color pardo-rojizo, más oscuro en el disco y aclarándose hacia el margen. Láminas apretadas, desiguales, escotadas adnatas, arista aserrada; de color crema-ocráceo a pardo-ferruginoso. Estípite hasta 120×25 mm, cilíndrico, incluso fusiforme, lleno, viscoso, aunque seco en la parte superior; de color ocre en la parte superior, blanquecino en el resto; cortina abundante que une, el estípite con el margen del píleo, sedosa, blanquecina, formando una zona anular en la parte superior, ocre-ferruginosa en la madurez. Contexto espeso, firme, fibroso, blanco, crema-ocráceo bajo la pileipelis; sin olor apreciable, sabor dulce. Basidiósporas (a) de 12,5-16,5 x 7,0-8,0 µm / Q = 1,6-2,2; alargadas, amigdaliformes, papiladas, apiculadas, con verrugas bajas, poco marcadas en manchas irregulares, amarillo-leonado claro con KOH al 2%. Esporada pardo-ferruginosa. Pileipelis (b) formada por una ixocutis, filamentosa, gelificada, con un espesor de hasta 300 µm, con hifas de hasta x5 µm, sinuosas, con septos muy distantes, incrustadas, fibuladas; elementos terminales obtusos, de hasta x3 µm. Háb.: en otoño, exclusivamente bajo coníferas (Pinus), en suelos ácidos, en zonas bajas y en montaña. Distr.: poco frecuente.

 

VER FICHA COMPLETA
2018-12-17T20:43:51+00:00 17 diciembre, 2018|C, Fichas Micológicas|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.