Cortinarius praestans

Píleo hasta 250 mm de diámetro, al principio globoso, después hemisférico y más aplanado, finalmente extendido. Margen enrollado, de rizado a acanalado, apendiculado. Superficie  muy viscosa, separable, de color pardo-púrpura a pardo-ocráceo, incluso ocre amarillo, con abundantes restos blanquecinos del velo. Láminas apretadas, escotadas adnatas; de color, inicialmente, gris-violáceo pálido, después de ocráceo a pardo ferruginoso. Estípite hasta 250 x 60 mm, muy robusto y ventrudo en los jóvenes, después más cilíndrico pero con la parte baja ensanchada y muy a menudo atenuado radicante hacia la base; superficie recubierta en los jóvenes de un velo fibrilloso violáceo, sobre un fondo fibrilloso blanco, formando unas bandas muy notorias; cortina muy densa, blanco violácea, que deja abundantes restos en lo alto. Contexto grueso, muy firme, blanco, ligeramente azulado en lo alto del estípite y en la base del mismo; olor suave y agradable y sabor dulce. Basidiósporas de 13-18 x 7-10 µm y Q = 1,6-2; amigdaliformes o ligeramente fusiformes, con una gútula, bastante verrugosas. Esporada pardo ferruginosa. Pileipellis formada por hifas paralelas fibuladas, pigmentadas de pardo amarillo, de x 3-9 µm, muy gelificadas, sobre todo hacia el exterior donde aparecen más fragmentadas. Hab.: verano y otoño, bajo frondosas sobre todo Quercus y Fagus.  Distr.: poco frecuente. Foto sup: 19.10.2010, Pruit (Barcelona), 900m, bajo Fagus sylvatica. Foto inf.: 8/10/2001; Abornikano (Araba), 620m, bajo Fagus sylvatica.

VER FICHA COMPLETA
2018-03-13T17:34:24+00:00 22 septiembre, 2017|C, Fichas Micológicas|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.