Leucocortinarius bulbiger

Píleo de hasta 120 mm de diámetro, primero hemisférico, después convexo y por último más o menos extendido, margen primero involuto, después recto, apendiculado con restos blanquecinos de velo sobre todo en los ejemplares jóvenes, superficie piléica, separable, lisa, brillante y viscosa en tiempo húmedo, de color marrón rosado, marrón amarillo, incluso pardo rojizo, palideciendo en tiempo seco, con restos blanquecinos del velo general a modo de pequeñas escamas. Láminas apretadas, desiguales, escotadas, de color primero blanco, después crema a crema beige, arista un poco erosionada, blanquecina. Estípite de hasta 100 x 6 mm, cilíndrico, fuertemente engrosado hacia la base con un bulbo marginado más o menos evidente de hasta 35mm, lleno, seco, fibrilloso, blanco o blanco crema, con cortina abundante blanca. C0ntexto grueso, blanquecino, olor y sabor poco destacable. Basidiósporas (a, b) de 6,5-9,0 x 4,0-5,5 µm / Q = 1,5-1,8, elípticas u ovales, con apícula evidente, lisas, gutuladas, hialinas, no amiloides. Esporada blanquecina. Queilocistidios y Pleurocistidios ausentes. Pileipellis (c) formada por una ixocutis con hifas más o menos entremezcladas, de hasta x6µm, subpelis paralelas, tumbadas, de hasta x5µm, juntas con fíbulas. Háb.: en verano y otoño en bosques de coníferas, más raramente bajo frondosas, en suelos neutros.  Distr.: poco frecuente. Foto: 01/10/2016, Ubidea (Bizkaia), 750m, bajo Picea abies, en suelo calcáreo. BAR2016100116. (Autor: José A. Muñoz Sánchez).

 

VER FICHA COMPLETA
2018-05-15T19:26:28+00:00 15 mayo, 2018|Fichas Micológicas, L|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.