Entoloma clandestinum

Píleo de hasta 35 mm de diámetro, primero cónico o hemisférico, después plano convexo o extendido, con o sin papila central, margen un poco involuto, después recto, higrófano, estriado por transparencia en tiempo húmedo, superficie piléica lisa, glabra, higrófana, de color pardo marrón negruzco, en estado húmedo, palideciendo al secarse en tonos gris ocráceo. Láminas moderadamente distantes, con lamélulas, adnatas o emarginadas, ventricosas, de color primero pardo grisáceo, pardo rosado en la madurez, arista entera y concolor. Estípite hasta 50 x 6 mm, cilíndrico, algo ensanchado hacia la base, finamente pruinoso en la parte superior, base tomentosa; del color del píleo o algo más pálido. Contexto escaso en el píleo, fibrilloso en el estípite, gris pardo en el cortex del píleo y del estípite, olor y sabor poco apreciables. Basidiósporas (a) de 8,0 -10,5 x 5,5-7,5 µm / Q = 1,2-1,6, heterodiamétricas, con 5-7 ángulos vistas de perfil, gutuladas, apiculadas. Basidios (b) de hasta 50 x 15 µm, con cuatro esterigmas, juntas con fíbulas. Arista laminar fértil. Queilocistidios ausentes. Pileipellis formada por un cutis de hifas apretadas, cilíndricas de hasta x10 µm, elementos terminales cilíndricos, con pigmento intracelular ocre pálido. Háb.: sobre todo en primavera y otoño, con musgo y césped, en praderas naturales, en claros de bosque y bordes de camino, en suelos neutros o ligeramente ácidos. Distr.: poco común.

VER FICHA COMPLETA
2019-05-29T20:46:46+00:00 29 mayo, 2019|Fichas Micológicas, P|

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.