Caracteres macroscópicos. Píleo de hasta 120 mm de diámetro, primero convexo, después plano convexo y finalmente extendido, margen agudo, pronto recto, un poco estriado por transparencia en estado húmedo; superficie piléica lisa, mate, brillante en tiempo húmedo, no higrófana; de color pardo a pardo grisáceo, más oscura en el disco. Láminas apretadas, adnatas o decurrentes por un diente, desiguales; de color blanquecinas, cremas en la madurez, gris azuladas antes de ennegrecer. Estípite de hasta 110 x 40 mm, cilindráceo, claviforme, bulboso, curvado, fibrilloso, pruinoso en la parte superior; blanquecino, finalmente grisáceo. Contexto grueso, blanquecino, ennegrece lentamente al corte; olor ligeramente harinoso, sabor poco apreciable.

Caracteres microscópicos. Basidiósporas de 7,0-9,5 x 4,5-7,5 µm / Q = 1,1-1,7; triangulares, lisas, hialinas, gutuladas. Basidios de hasta 40 x 10 µm, tetraspóricos, claviformes, con granulaciones siderófilas, juntas con fíbulas. Esporada blanca. Queilocistidios de hasta 40 x 7 µm, filiformes, sinuosos. Pileipellis formado por hifas entremezcladas, más o menos o paralelas, de hasta x 8 µm, con pigmentación marrón, juntas con fíbulas.

Ecología. En verano y otoño en bosques de frondosas y de coníferas. Distribución. Poco frecuente.